Viernes, 08 Mayo 2015 15:48

Déboras de Esperanza en Nueva Esperanza

Déboras de Esperanza en Nueva Esperanza Déboras de Esperanza en Nueva Esperanza

Damos gracias a Dios por el maravilloso congreso de Mujeres. “Déboras de Esperanza: Libres para adorar al Rey”, el cual fue celebrado el sábado 25 de Abril 2015 por la iglesia Nueva Esperanza.

Fue una gran bendición contar con la presencia y la predicación de la pastora Montserrat Bogaert, quien vino de Republica Dominicana, así como también la pastora Mary Negrón quien vino desde Lakeland, Florida y por supuesto también disfrutamos de la Palabra de Dios por la anfitriona, la Pastora Marlene Rivas.

Ese día vimos como la gloria de Dios se manifestó desde el  cielo, creemos por fe que así fue, que Dios abrió las ventanas de los cielos ese día. Muchas mujeres recibieron liberación y sanidad del alma, mientras se alababa a Dios, adorando y clamando a nuestro Padre celestial, el Dios Todopoderoso. Cada mujer se fue feliz y gozosa de compartir en la presencia del Dios Vivo.

Al evento llegaron mujeres en Cristo de diferentes ciudades y estados del país. La unión del cuerpo de Cristo fue preciosa. Aunque parece difícil a veces unirnos como iglesias locales, pero gracias a Dios, la visión era una, todas estaban enfocadas en dar lo mejor de sí para adorar al Rey.

La unidad en el trabajo se sintió también en la iglesia Nueva Esperanza donde fue maravilloso ver a todos los hermanos y hermanas trabajando en armonía: hombres, jóvenes e incluso los niños tuvieron participación en diferentes momentos del evento. Fue un día totalmente entregado en servicio y adoración a Nuestro Señor.

Estamos convencidos de que cada mujer salió llena de la unción divina. Incluso escuchamos testimonios donde muchas decían que sentían literalmente estar encendidas por dentro con El fuego de Cristo llenando sus corazones con Su amor. Recibimos revelación de la palabra revelada a través de las pastoras, siendo usadas por Dios y al final del evento se desató alegría, paz, armonía. Han pasado algunos días y seguimos viendo el gozo de Dios en cada una de las vidas que estuvieron allí. A Dios sea la gloria y Bendiciones para todos.

Revista Nueva Esperanza.